Bienvenidos!!

Los invito a que entre todos compartamos comentarios e ideas que nos sugieren estas nuevas tecnologías.

Etiquetas

lunes, 29 de octubre de 2012

IMPLANTE CORONARIO INALÁMBRICO

Un implante coronario inalámbrico reduce las hospitalizaciones.




Un sensor inalámbrico desarrollado por la compañía CardioMEMS, con sede en Atlanta, redujo un 39% el número de hospitalizaciones en pacientes con insuficiencia cardíaca. El pequeño implante monitoriza la presión de fluido en la arteria pulmonar y transmite los datos de forma inalámbrica a los médicos, permitiéndoles ajustar en consecuencia la medicación de los pacientes. 
Los investigadores afirman que el sensor podría reducir significativamente los costes de atención sanitaria y mejorar la calidad de vida de las personas con insuficiencia cardíaca congestiva. El dispositivo es uno de los diversos prototipos que están desarrollando CardioMEMS y otras compañías de implantes médicos para proporcionar monitores inalámbricos personalizados de forma continua para estos pacientes. 
El dispositivo se implanta en la arteria pulmonar, un área que conlleva un bajo riesgo de coagulación. Es más pequeño que otros implantes en desarrollo porque no requiere una batería o un cable para tomar lecturas de presión. Dos aros de metal lo sujetan a los lados de la arteria y un transductor de presión registra el flujo de los fluidos que circulan a través de los vasos sanguíneos. El sensor está alimentado externamente por un receptor incorporado a una almohada. Cuando el paciente se acuesta sobre la almohada, el sensor se activa para realizar las mediciones y enviarlas de manera inalámbrica a un ordenador, en donde los médicos pueden revisar los datos. 
En un ensayo clínico de seis meses de duración publicado este mes en la revista Lancet, se implantó el dispositivo a 550 pacientes de 64 centros de Estados Unidos y se les pidió que realizaran una lectura una vez al día. Los pacientes se dividieron en dos grupos. El primero recibió instrucciones de medicación de los médicos que supervisaban los datos del sensor. El segundo recibió instrucciones de médicos que dependían de los indicadores tradicionales como el peso y la tensión arterial. Durante los seis meses, los pacientes del primer grupo experimentaron un 39% menos de hospitalizaciones que los del segundo. 










Visitado en: Avances Tecnológicos el 29/10/12